La respuesta a tus dudas legales

Cómo reclamar un accidente de tráfico en 2016

Guía publicada por:
Basic
Alejandro Aradas

Alejandro Aradas

5.0

Abogado de Coruña especializado en Derecho Civil

VER PERFIL

A partir del 1 de enero de 2016 el procedimiento para exigir una indemnización a la compañía aseguradora por los lesiones sufridas en un accidente de tráfico ha sido modificado. Es obligartorio presentar una reclamación previa antes de presentar la perceptiva demanda.

Todos las personas lesionadas, salvo que ellos hayan tenido la responsabilidad en el accidente de forma exclusiva, tendrán derecho a una indemnización para reparar de forma integra todos las lesiones temporales  y las secuelas sufridas. Para ello deberán de seguir un procedimiento establecido.

El plazo para reclamar esta indemnización es de un año desde que finaliza el proceso de curación. Es decir, desde que el perjudicado se ha curado de manera completa o se han estabilizado las lesiones y convertido en secuelas.

El primer paso es realizar una reclamación previa a la compañía aseguradora en el que se incluyena al menos los siguientes datos:

  1. Identificación de todos los datos relevantes de la parte reclamante.
  2. Declaración sobre las circunstancias del hecho.
  3. Identificación del vehículo y del conductor que hubiese intervenido en la producción del accidente en caso de ser conocidas.
  4. Toda la información médica asistencial o pericial o de cualquier otro tipo tengan en su poder que permita la cuantificación del daño.

Normalmente, esta reclamación se realiza una vez conocidas las lesiones. Sin embargo, en accidentes muy graves, suele realizarse con anterioridad para que la compañía aseguradora vaya abonando determinados gastos y no sean sufragados en su totalidad por el accidentado.

Recibida la reclamación, el comportamiento habitual de la compañía de seguros es recabar todos los informes médicos necesarios para conocer el alcance de las lesiones o evaluar directamente al lesionado para realizar un informe pericial, así como solicitar a los cuerpos de seguridad del estado los atestados policiales o declaración amistosa del accidente para conocer si existe o no responsabilidad de la compañía aseguradora. 

En el plazo de tres meses desde la solicitud de indemnización, la compañía deberá dar una respuesta:

  • La aseguradora realiza una oferta motivada.
  • La asegura responde indicando que no tiene obligación de abonar.
  • La aseguradora no responde

Si realiza una oferta motivada, pero no estamos conformes con la indemnización ofrecida, podremos solicitar del Instituto de Medicina Legal un informe pericial alternativo que evalue al perjudicado y cuantifique y valore económicamente las lesiones. A la vista de este nuevo informe, la compañía podrá realizar una nueva oferta. Sin embargo, en la práctica, y sobre todo en aquellas lesiones de pequeña cuantía, las compañías de seguros están respondiendo negando la responsabilidad. Esto obliga al conductor a acudir directamente a los tribunales. Para ello, junto con la demanda, tendrá que presentar una informe pericial que deberá abonar el.

En los otros dos casos, la única solución será acudir a los tribunales, presentando la demanda ante los juzgados de instancia del lugar donde ocurrió el accidente.

Antes de presentar la demanda, se puede optar por la mediación judicial. El perjudicado podrá iniciar la mediación en el plazo máximo de dos meses a contar desde el momento que hubiera recibido la oferta o la respuesta motivada, 

En caso de que finalice con acuerdo será vinculante a ambas partes, y podrán instar su elevación a escritura pública al objeto de configurarlo como un título ejecutivo.

Por último, si la reclamación previa ni la mediación judicial han concluido de manera satisfactoria se deberá presentar la demanda ante el juzagado del partido judicial donde se produjo el accidente.

Como se ha indicado anteriormente, para la reclamación de los daños personales y patrimoniales de lesiones temporales y de secuelas será necesario un informe médico, que no podrá ser realizado por el mismo especialista que realizo el tratamiento de curación.

Artículo elaborado por Alejandro Aradas

Pedir más información sin compromiso