La respuesta a tus dudas legales

Preferentes de Bankia

Guía publicada por:

Situación actual en Tribunales de las preferentes de Bankia

Las personas  afectadas por las acciones preferentes de Bankia que han ganado en los tribunales durante los pasados meses sus pleitos contra la misma, están viendo como la misma no va  a recurrir a una  instancia superior, sino que les abonaba sin titubear la cantidad que había sido condenada a devolver.

Se han dado cuenta de que era una pérdida de tiempo y de dinero en la mayoría de los casos, puesto que más del 90 %  de los recursos fueron desestimados en segunda instancia en 2014.

Según fuentes de Bankia, no existe ninguna instrucción general al respecto, sino que cada caso se analiza individualmente en función de la jurisprudencia, la "prosperabilidad" y el perfil del cliente (es decir, si por sus condiciones hubiera entrado o no en el arbitraje). Si de este análisis se concluye que el recurso tiene pocas probabilidades de prosperar, se renuncia a él puesto que únicamente supondría un coste para la entidad.

Las citadas fuentes explican que antes no había tanta jurisprudencia como ahora y que la entidad pensaba que tenía razón siempre que presentaba una apelación. Ahora se ha dado cuenta de que no la tiene casi nunca, en opinión de los tribunales, y por eso renuncia a hacerlo en la mayoría de los casos. Sin embargo hay algunos en los que sí considera que tiene suficientes probabilidades de ganar y donde sigue pleiteando

 

En principio, los pleitos por preferentes se dividen en dos grupos: los presentados por clientes que no acudieron al arbitraje y los que sí acudieron pero fueron rechazados por KPMG, la consultora encargada de filtrar las solicitudes. El primer grupo está compuesto sobre todo por clientes cuyos abogados les convencieron de no ir al arbitraje porque "el banco que te engañó una vez te va a volver a engañar". Ahora han recuperado en los tribunales lo que podrían haber obtenido en el arbitraje, sólo que éste era gratis y ahora tendrán que pagar al letrado (que en algunos casos llega a cobrar el 50% de lo recuperado). Pese a ello, Bankia recurrió muchas de estas sentencias, sobre todo al principio del proceso.

En cuanto al segundo grupo, el arbitraje rechazó 45.586 de las 182.951 solicitudes presentadas, porque KPMG consideraba que el cliente tenía suficientes conocimientos e información para saber los riesgos que asumía comprando participaciones preferentes. Aquí los pleitos ante los tribunales eran más lógicos (eran la única vía para recuperar la inversión), y lo que sorprendió a Bankia es que los tribunales les dieran la razón en la mayoría de los casos, ya que suponía aplicar criterios distintos a los de arbitraje. Por eso recurrían estas sentencias por sistema, pero resulta que en segunda instancia también ha perdido la mayor parte. De ahí que ahora sólo vaya a apelar en casos especialmente llamativos.

 

Pedir más información sin compromiso