La idea de emprender. La estrategia

Guía publicada por:
Plus
Asesor Laboral Málaga - Manuel Díaz

Independientemente del factor o factores que haya influido en el emprendedor hay un pensamiento que siempre ronda por la cabeza de este: ¿Mi empresa tendrá éxito o fracasará? No existe un barita mágica ni fórmulas que respondan con rotundidad a la anterior pregunta, pero sí unas variables de tipo personal y técnica que pueden ayudar al éxito de un proyecto.

Estas variables, consideradas básicas, pueden ser:

–  Organización. Tanto si se va a desarrollar el proyecto individualmente como en equipo, se debe tener muy bien delimitada las tareas y responsabilidades.

–  Conocimiento. Es muy importante conocer el negocio o el producto que integra el proyecto. En caso de no tener estos conocimientos hay que adquirirlos.

–  Habilidades sociales. Tener el liderazgo para guiar el proyecto a buen puerto es muy importante.

–  Estrategia. Es importante definir cómo se quiere que la empresa crezca, qué visión de futuro hay para ella, tener bien definido los productos, el mercado, los recursos financieros, humanos y la competencia. Para desarrollar esta estrategia será muy importante el plan de empresa o plan de negocio.

Si ya tiene el convencimiento de que quiere ser emprendedor con una o varias ideas preconcebidas para llevarla a cabo, es el momento de empezar con el plan de negocio.

En el momento de emprender hay que tener muy presente que existen tres fases en el que consta cualquier proyecto emprendedor: La decisión de emprender, el desarrollo del proyecto y la puesta en marcha. Observe cada uno de ellos:

  • En la decisión de emprender. Donde se tiene la seguridad de emprender, se tiene una idea y se quiere poner en marcha. En esta fase también se puede realizar un autodiagnóstico de si se reúnen las condiciones básicas para emprender.
  • La fase de Desarrollo del proyecto se sitúa en la parte central del emprendimiento, donde se pone en marcha las habilidades personales y la estrategia empresarial. Un instrumento muy utilizado para realizar esta estrategia y conocer la viabilidad de la empresa es el plan de negocio. También en esta fase se incluye la elección de la forma jurídica que se utilizará para el funcionamiento de la empresa.
  • La fase de creación de la empresa o puesta en marcha. Aquí ya se debe poner en marcha todo lo proyectado con anterioridad. Se debe comunicar a las administraciones públicas (Agencia tributaria, registro mercantil, Autoridad laboral, etc.) el inicio de la actividad de la empresa y comenzar con la actividad según el proyecto.
Pedir más información sin compromiso