Apuntes y reflexiones en torno a las patentes biotecnológicas, con abusos y otros “demonios” (III)

Guía publicada por:
Basic
Whose IP Agency

La biotecnología es uno de los sectores con mayor relevancia en el campo de la generación de invenciones protegibles, y la patente se ha revelado como el mecanismo de protección más extendido para dichas invenciones. Pero hay abusos y otros demonios.

En relación a los abusos que se producen en el mundo de las empresas farmacéuticas, podríamos citar casos de empresas que utilizan métodos de captación de los profesionales de la medicina, con regalos tales como viajes a lugares paradisíacos, relojes de oro, computadoras, o incluso dinero en efectivo. Algunos vendedores de las empresas se jactaban del aumento en las ventas logrado gracias a los sobornos. Por su parte, los fiscales informaron que la firma cuidaba a los facultativos en todos los niveles, desde la medicina general – 2.579 profesionales denunciados – con obsequios de toda índole, hasta los especialistas, con 1.738 acusados, que recibían obsequios aún más valiosos. Asimismo en el caso en comento hubo un grupo de 60 médicos investigados, adscritos al servicios de oncología que participaron en un programa denominado Hycantim, un producto para el tratamiento de tumores. Según las acusaciones, esos médicos recibían inventivos por cada paciente al que le prescribían ese fármaco. Uno de los fiscales señaló, al referirse a los ejecutivos de la compañía y el precio del producto: “para esta gente, cada enfermo valía 4.000 euros. Daba igual si el medicamento era bueno o no, lo importante era tener el mayor número de pacientes.

Esta es una buena muestra de que la codicia de la industria farmacéutica ha convertido la enfermedad en un negocio, incluso contando con la complicidad de médicos que ningún favor le hacen a su otrora noble profesión, manchando el, juramento de Hipócrates y convirtiéndolo en un código de hipócritas.

(La mafia farmacéutica. Peor el remedio de la enfermedad. Carlos Machado)

 

Rafael Simón Hernández en análoga línea argumental y crítica a las ya expuestas señala (http://v-economia.blgspot.com.es/2010/02/moral-y-etica-en-la-industria.html)

“… un escándalo de proporciones gigantescas ronda a las grandes empresas farmacéuticas y hasta la misma OMS con relación a la famosa gripe A. Podríamos decir, que el escándalo se ha suscitado “por la pandemia que no fue”, puesto que tras una amenaza de pandemia con este virus, los acontecimientos evidencian otra cosa y los dedos que señalan algunos manejos truculentos del tema se enfilan hacia las grandes multinacionales.

Al punto, que bien pudiéramos preguntarnos: ¿a qué jugamos?; ¿en manos de quién está la salud de la sociedad en general?; ¿cuáles son los mecanismos de contención para conductas perversas en el sector?

Las grandes compañías del sector argumentaron que actuaron cumpliendo con las demandas generadas por los gobiernos alertados por los funcionarios de la OMS.

Conocedores del sector argumentan que las sospechas pueden ir cargadas de una gran verdad, por cuanto muchos investigadores de la salud están, por lo general, financiados por importantes compañías, que son quienes tienen los recursos suficientes como para soportar investigaciones y generar avances en el sector.

La desproporción de los hechos y las ganancias tras el virus, ha sido tales que el propio Presidente de la Comisión de Salud del Consejo de Europa (Wolgang Wodarg) ha comentado que la supuesta pandemia es un montaje de los gigantes farmacéuticos y la OMS…. Es uno de los mayores escándalos médicos de este siglo.

Las ventas de la vacuna contra el virus llegó a impulsar las ventas de algunas empresas en más de un 183% respecto al ejercicio anterior.

El negocio gestado desde los grandes laboratorios del miedo y el aparato de publicidad alrededor del mensaje parecen haber generado excelentes resultados…”

Pedir más información sin compromiso