Arrendamiento de local de negocio y Covid-19

Guía publicada por:
Plus
Martín Pastor Abogadas

RESUMEN de nuevas MEDIDAS adoptadas EN EL REAL DECRETO-LEY 15/2020, DE 21 de abril, de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo con relación al RÉGIMEN DE LOS CONTRATOS DE ALQUILERES DE INMUEBLES PARA USO DISTINTO AL DE VIVIENDA.

 Dada la situación de crisis económica y sanitaria originada por el COVID-19 y la consiguiente declaración del estado de alarma es importante para los propietarios y arrendatarios de locales de negocio conocer algunas de las principales medidas que se han adoptado con relación a esta materia y que básicamente se resumen en los puntos que detallamos: 

Las personas físicas o jurídicas ARRENDATARIOS de locales de negocio podrán solicitar al arrendador una MORATORIA en el pago de la renta arrendaticia en el plazo de UN MES desde el día 23 de abril de 2020. 

- La aplicación de la moratoria será diferente según el tipo de arrendador. Debemos diferenciar dos supuestos: 

a) Si el arrendador es una empresa, una entidad pública de vivienda o un gran tenedor, la moratoria se aplicará de forma automática (salvo que las partes ya hubieran alcanzado un acuerdo de aplazamiento o reducción de la renta). Dicha moratoria consistirá en un aplazamiento temporal y extraordinario del pago de la renta durante el tiempo que dure el Estado de alarma y sus prórrogas y las siguientes mensualidades hasta un máximo de cuatro meses. El aplazamiento de la renta no devengará intereses ni comportará penalización y se aplicará a partir de la siguiente mensualidad de renta y consistirá en el fraccionamiento de las cuotas en un plazo de dos años. 

b) Si el arrendador es distinto a los señalados, los arrendatarios podrán solicitar pactar con los mismos un aplazamiento temporal y extraordinario del pago de la renta (siempre que no se hubiera alcanzado ya un acuerdo voluntario de aplazamiento o rebaja de la renta). En este caso, las partes pueden acordar que el importe de la fianza sirva para el pago total o parcial de una o varias mensualidades de renta, y el arrendatario estará obligado a reponerla con posterioridad. 

Además es necesario que el arrendatario autónomo o pyme cumpla una serie de requisitos, que deberá acreditar documentalmente si lo solicita el arrendador, pues por una parte tiene que estar afiliado y en situación de alta en el momento en que se declaró el Estado de alarma y además es necesario que la actividad a la que se destine el local haya quedado suspendida. Si se trata de arrendatarios que realizan actividades no suspendidas deberán acreditar una reducción de la facturación de un 75% según una serie de parámetros fijados en el propio Decreto-ley.

Ante las posibles dudas que pudiera generar la posible solicitud de la moratoria por parte del arrendatario o la aceptación de la misma por los propietarios de locales de negocio es preferible analizar cada caso concreto para obtener una información más detallada.

Pedir más información sin compromiso