Divorcio ¿posibilidades de llegar a un acuerdo?

Guía publicada por:

Cuando viene un cliente a la consulta que se quiere separar o divorciar siempre se me plantea una cuestión inicialmente ¿existen posibilidades de llegar a un acuerdo entre las partes?

En un primer momento siempre parece posible alcanzar un acuerdo, o al menos intentarlo, pues de esta manera se podrían evitar los costes y la incertidumbre del procedimiento judicial. Sin embargo, en ocasiones no es tan sencillo como puede parecer, pues las partes se encuentran en medio de un conflicto emocional del que no resulta fácil tomar distancia para observar las opciones de forma más neutra y objetiva, valorando que es lo mejor para ellos y para los menores, en el caso de que los haya.

Mi labor como abogada es asesorar al cliente y dentro de ese asesoramiento ayudarle a comprender que es lo mejor para él y para sus hijos, acompañándole finalmente en la decisión que decida tomar. Si se consigue llegar a un acuerdo entre las partes, el abogado  redacta un convenio regulador donde se establecen las medidas que regirán en un futuro, relativas a los hijos, la vivienda, las cargas matrimoniales etc.. Una vez redactado el Convenio Regulador se presenta en el Juzgado para su homologación y ratificación por parte de los cónyuges, dictándose una sentencia que finalmente lo aprueba.

Si uno de los cónyuges o ninguno de ellos están dispuestos a negociar, tenemos  que acudir a un procedimiento judicial contencioso donde será un Juez quien finalmente decida qué medidas deben establecerse para regular la custodia de los hijos menores, el régimen de visitas del progenitor no custodio, la pensión de alimentos, el uso del domicilio familiar, etc..

Una vez inmersos en el procedimiento judicial debemos tener presente en todo momento que lo fundamental es el interés de los menores. Los deseos de los progenitores pasan a un segundo plano, pues lo importante para el Juez y para el Ministerio Fiscal será determinar qué es lo mejor para los menores. Por tanto, mi labor, una vez iniciado el procedimiento judicial, consiste en demostrar y acreditar con las pruebas con las que contemos en cada caso, que lo que lo que solicita mi cliente es lo más beneficioso para los menores.

Algunas veces no resulta sencillo determinar qué régimen de custodia sería el más apropiado (custodia materna, custodia paterna o custodia compartida), en esos casos, es recomendable solicitar que se practique la prueba pericial psicosocial, donde un psicólogo y un trabajador social designados por el propio Juzgado se entrevistan con ambos progenitores y con los menores a fin de determinar que régimen sería mas beneficioso establecer.

 

 

 

Pedir más información sin compromiso