Procedimiento de reclamación de una indemnización por accidente de tráfico

Guía publicada por:

Lexdir

Si has sufrido un accidente de tráfico tienes derecho a reclamar una indemnización. Para ello deberás contar con la asistencia de un abogado especialista en la materia. Te explicamos cómo funcionan estas reclamaciones, para que puedas obtener la mayor indemnización.

La reclamación de la indemnización a la compañía de seguros

Para reclamar una indemnización a la compañía de seguros tendrás que empezar por la vía extrajudicial. Solo en caso de no tener éxito podrás acudir a los tribunales.

La asistencia letrada no es obligatoria hasta que no llegues a la vía judicial. Sin embargo, la experiencia de un especialista en accidentes de tráfico te ofrecerá las máximas garantías de éxito. Así, es recomendable contratar a un abogado desde el primer momento, ya que te ayudará a:

  • Reunir toda la documentación que necesitas para conseguir la máxima indemnización.

  • Saber si la indemnización que te ofrece la aseguradora es justa o no.

  • Negociar una mayor indemnización, en su caso.

  • Conseguir el reconocimiento de determinados gastos, como los de tratamiento médico o reparación del vehículo.

  • Seguir todos los pasos para garantizar el éxito de la reclamación, desde la presentación del parte hasta la defensa en juicio.

Parte ante la compañía de seguros

Desde que se produjera el accidente dispondrás de un plazo de 7 días para pasar el parte a la compañía de seguros. El procedimiento dependerá de la reacción del conductor culpable del accidente.

  • Si actúa de buena voluntad podrás aportar un parte amistoso. Esto facilitará tu reclamación, ya que asumirá la responsabilidad del accidente.

  • En caso contrario tendrás que presentar denuncia a la policía y reclamar a la compañía del culpable. Evidentemente, esta es la peor de las opciones, porque habrá que localizar al conductor y realizar las averiguaciones pertinentes.

En todo caso, lo ideal a la hora de pasar el parte a la compañía es que dispongas de documentación médica que acredite tus lesiones. Si vas a reclamar daños materiales también deberías demostrarlos y valorarlos.

Ten en cuenta que una vez pases el parte a la compañía de seguros, esta dispondrá de un plazo de tres meses para enviarte su oferta motivada. La oferta motivada no es más que una valoración de la indemnización que la aseguradora considera que te corresponde.

Sin embargo, a la hora de realizar esta propuesta debe justificar su cálculo. De modo que si aportas documentación que acredite daños la aseguradora tendrá que pronunciarse al respecto.

En este momento ya deberías contar con asistencia letrada (pese a que todavía no sea obligatoria). Y seguramente tu abogado te habrá recomendado asistir a un perito médico, que podrá ayudarte a cuantificar la indemnización a la que tienes derecho.

Ten en cuenta que a la aseguradora le interesa minimizar tu indemnización al máximo posible. De ahí la importancia de documentar todos los daños y lesiones:

  • Por un lado, reforzará tu posición en la negociación, obligando a la compañía a tener en consideración todos los daños derivados del accidente.

  • Y, por otro, te ayudará a calcular la indemnización debida. De modo que cuando la aseguradora del responsable te envíe la oferta motivada sabrás si está haciendo una propuesta justa o no.

Pago

En el momento en que recibas la oferta motivada podrás aceptarla o no. Aceptar esta oferta no impide que posteriormente procedas a las reclamaciones judiciales correspondientes.

En caso de aceptar el pago, la aseguradora tendrá que abonarlo o consignarlo en un plazo de cinco días. Si no lo hiciera se constituirá en mora, lo que implica que podrás exigir el pago de intereses.

El pago de la aseguradora debería tener en consideración:

  • Los daños corporales que hayas sufrido.

  • Daños materiales, especialmente en lo relativo a la reparación de tu vehículo.

  • Gastos clínicos y otros dispendios derivados del accidente. Por ejemplo, los gastos de desplazamiento para acudir a terapia, e incluso otros desplazamientos si te has visto privado de tu vehículo a causa del accidente.

En ningún caso deberías aceptar el pago sin consultar previamente con tu abogado. Como hemos indicado, las compañías aseguradoras tratan de minimizar sus indemnizaciones (ese es su negocio), por lo que lo más probable es que te ofrezcan una indemnización menor a la debida.

Muchas víctimas y perjudicados acceden al pago para evitar los trámites y costes de un litigio. Sin embargo, para saber si te compensa proceder de este modo lo mejor es que consultes con un letrado especializado en accidentes de tráfico.

Reparación de los daños del vehículo

En nuestro ordenamiento jurídico rige el principio de restitución íntegra. Esto significa que el responsable del accidente debería devolver la situación al estado anterior, e indemnizar todo aquello que no fuera reparable.

Por tanto, cuando tu vehículo haya sufrido daños a causa del accidente tendrás derecho a su reparación. Sin embargo, lo cierto es que las compañías aseguradoras no siempre se hacen cargo de la reparación del vehículo.

En este sentido es imprescindible conocer el concepto del valor venal. Se considera valor venal el precio de venta del vehículo antes del accidente. Tras las grandes colisiones la reparación de un vehículo suele ser más cara que el valor venal del mismo.

Si te encuentras en esta situación verás que la compañía determina un siniestro total, negándose a reparar el vehículo y abonando únicamente su valor venal. Aunque este es el modus operandi habitual, debes saber que en principio puedes reclamar la reparación del vehículo.

En esta línea tienes dos opciones:

  1. Pagar la reparación del vehículo y resarcirte por vía judicial. Te arriesgas a que el juez no te dé la razón, con lo que perderías parte del dinero invertido. Sin embargo, esta es la vía más segura para que se condene a la aseguradora a abonar la reparación en lugar del valor de venta.

  2. Reclamar la reparación para pagarla cuando cobres la condena. En este caso los tribunales suelen aceptar la reparación solo cuando no es desproporcionada respecto al valor venal. Lo que se considere “proporcionado” dependerá del caso concreto y la pericia de los abogados implicados. Sin embargo, es probable que solo te abonen el valor de venta si el de reparación lo supera en un 20 o 30 %.

Negociación de la indemnización por daños

Si no estás conforme con la cuantía de la indemnización ofrecida por la aseguradora puedes intentar negociar antes de iniciar acciones judiciales. Los abogados especializados en este campo son expertos negociadores, y suelen mejorar la oferta inicial de la compañía.

En ocasiones puedes llegar a un acuerdo incluso después de interponer la demanda. Por eso es recomendable contar con asistencia letrada durante toda la reclamación, aunque la ley solo obligue a hacerlo en sede judicial.

Cómo actuar si no estás conforme con la indemnización de la aseguradora

Si has intentado negociar la indemnización y la aseguradora no cede, tu única vía será la judicial. Dispones de un plazo de seis meses desde el accidente para interponer una denuncia penal, y de un año desde la consolidación de las secuelas para reclamar por la vía civil.

En ambos casos necesitarás contratar los servicios de un abogado especialista en accidentes de tráfico. Tu letrado estudiará las posibilidades de éxito de cada vía y trazará la estrategia procesal más adecuada para conseguir la mayor indemnización.

Si necesitas la asistencia de uno de estos profesionales, puedes buscarlo a través de nuestra plataforma. Encontrarás abogados con experiencia en indemnizaciones por accidentes de tráfico, que garantizarán el éxito de tu reclamación.