Cuando el juez no tiene el día

Guía publicada por:
Premium
Torreño Lerma Abogados

Torreño Lerma Abogados

8.33

Abogado de Valencia especializado en Derecho Civil

VER PERFIL

Breve reflexión acerca de la importancia de la figura del juez en nuestro sistema judicial.

La perfección de la justicia de los hombres no existe y es que ésta viene dada por una persona y no por un autómata jurídico. Y es que el juez, antes de juez, es una persona; una persona que está sujeta a muchas variables: lucidez del momento de enjuiciamiento, sentimientos, sensaciones, cansancio, etc.

Muchos clientes se echan las manos a la cabeza cuando, con un caso de aparente claridad, se les advierte expresamente coadyuvándolos a no pecar de optimistas bajo este pretexto; y es que lo que a nosotros nos puede parecer claro, el juez puede no verlo así en el momento que aperture juicio oral, desestimando automáticamente nuestras pretensiones y generando una grave confusión y desconfianza sentimental entre los clientes sobre nuestro cuasiperfecto sistema de justicia.

¿Estamos, pues, ante una justicia arbitraria? No, en absoluto. La nota de justicia es, precisamente, absolutamente contraria a la arbitrariedad pero es evidente que esta nota es influyente y hemos de ser cautos a este menester. Es por ello que la máxima de la abogacía es que ningún caso está ganado por sencillo y favorable que parezca a priori.

A nuestro parecer, el parecer interpretativo del juez siempre va a disponer de un 20% dentro de un caso así que, considerando un caso muy favorable, tendremos un 80% de posibilidades de poder llevar a término la defensa/ acusación y un 20% de que nuestra acción no prospere. Por tanto, esta cuestión resultará extremadamente importante en los casos del artículo 455 de la LEC en los que no tendremos posibilidad de recurso y nos jugaremos nuestra pretensión en una única instancia.

Adicionalmente, resultará de suma importancia de la reputación e imagen que construimos los abogados ante los jueces frente a los que intervenimos. Pero sobre ella hablaremos y reflexionaremos en otro artículo.

Carlos Torreño
Socio-Director Torreño Lerma Abogados

Pedir más información sin compromiso