Despido por bajo rendimiento

Guía publicada por:

En esta guía explicamos de forma sencilla y práctica uno de los casos más habituales que se dan de despido disciplinario y que en muchos casos, gracias a la intervención de un buen abogado experto en laboral puede acabar resolviéndose de forma favorable al trabajador

El artículo 54.2 del Estatuto de los Trabajadores prevé las causas que pueden justificar un despido disciplinario. En su apartado e) establece como causa "La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado". Igualmente, mucchos convenios colectivos prevén esa misam causa como falta muy grave que puede ser sancionada con el despido disicplinario.

Si analizamos con detenimiento esta causa podemos ver que es necesario que haya un descenso del rendimiento del trabajador, que además debe ser continuado en el tiempo y ser realizado de forma voluntaria.

Teniendo en cuenta que es la empresa la que debe probar los hechos cometidos por el trabajador, podemos intuir que ello no será fácil en un caso como éste.

¿Qué requisitos exigen los tribunales para esta causa de despido disciplinario?

En primer lugar, la empresa debería aportar una comparativa del rendimiento del trabajador antes y después. En segundo lugar, que se trate de una situación prolongada en el tiempo y no de algo aislado o esporádico. En tercer lugar, y quizás lo más difícil de probar, que se trata de una conducrt voluntariamente cometida por el trabajador.

Todo ello deberá hacerse constar en la carta de despido disciplinario y, en caso de llegar a juicio, habrá que probar la realidad de los mismos.

¿Qué pasa si la empresa no consigue probar la disminución del rendimiento?

En ese caso, el Juzgado declarará el Despido Improcedente y, en según qué casos, el Despido Nulo. Dependiendo del caso, la empresa tendrá que pagar al trabajador una indemnización por despido, o bien proceder a su readmisión en el mismo puesto de trabajo.

Pedir más información sin compromiso