¿Es necesario un buen profesional que te asesore sobre Startup y emprendimiento?

Guía publicada por:
Plus
Whose IP Agency

Una de las soluciones que muchos profesionales han encontrado para salir de la crisis económica vivida en los últimos años en nuestro país ha sido la de emprender y poner en marcha su propio negocio o startup. Un buen asesoramiento a los emprendedores a la hora de comenzar un proyecto empresarial es tan importante como la propia idea de negocio que quiera desarrollar.

En el desarrollo de un proyecto es habitual que se creen “activos inmateriales”, tales como marcas, dominios, páginas web (tiendas online en caso de comercio electrónico), aplicaciones móviles, bases de datos, software de ordenador,… ligados completamente al negocio que se está emprendiendo. En este contexto cabe cuestionarse ¿queremos que sean propiedad de la empresa?, ¿y los derechos sobre dichos activos?, ¿quién o quienes los ha diseñado, creado o desarrollado?, ¿qué relación tienen o tenían con la empresa, es un profesional externo, un socio, un trabajador?

 

Hacerse estas preguntas y responderlas debe ser fruto de un análisis del proyecto empresarial, tanto a presente como a futuro. Con ello claro, aconsejamos poner en marcha las medidas oportunas para proteger dichos “activos” y evitar problemas futuros entre socios, trabajadores, profesionales externos y otros terceros, ya que estos conflictos podrían dificultar las posibilidades de crecimiento del proyecto o hasta incluso anularlo, echando por tierra el tiempo, los esfuerzos y los recursos invertidos en él.

Esta situación se complica aún más cuando el proyecto tiene por objeto el desarrollo y venta de productos protegibles por la Ley de Propiedad Intelectual, por ejemplo, software, videojuegos, bases de datos, o por la Ley de Patentes, la Ley de Protección Jurídica del Diseño Industrial, entre otras.

 

Los contratos de diversa índole, así como los pactos parasociales devienen fundamentales en estos casos y más aún la redacción de los mismos, pues en caso de conflicto posterior, un contrato mal redactado y/o mal negociado dificultará la solución.

 

Otro factor a tener en cuenta será si el proyecto empresarial tiene por objeto la prestación de un servicio de la sociedad de la información a través del cual se recaban datos de carácter personal de consumidores y usuarios, puesto que estaremos sujetos al cumplimiento de la normativa en materia de privacidad y cookies, entre otros aspectos legales.

Pedir más información sin compromiso