Ciberacoso

Guía publicada por:
Plus
Whose IP Agency

El ciberacoso o acoso por Internet se ha convertido en una de las maneras más peligrosas y nocivas de acoso. Y es que la red da sensación de impunidad al acosador y de vulnerabilidad al acosado.

Es por eso que el ciberacoso se permite durante un período de tiempo más largo que un acoso en la vida real. La víctima tarda mucho más en pedir ayuda. Esto lo convierte aún en más perjudicial para esa víctima y requiere de un tratamiento a cargo de abogados especialistas.

Por otra parte, la rápida proliferación del uso de los distintos sistemas electrónicos (ordenador, Tablet, Smartphone o IPhone) permite a un ciberacosador  actuar con más asiduidad y constancia sobre la víctima a través del uso de redes sociales y otras plataformas de comunicación que existen a través de Internet. En ese entorno se incluyen las conductas más peligrosas de acoso en la red, como el acoso sexual a menores. Y es que los niños y los adolescentes son las víctimas más potencias del ciberacoso, siendo las más vulnerables y por lo tanto, las que pueden sufrir un mayor daño.

 

En general, cualquier víctima de ciberacoso tiene y sufre problemas parecidos a las víctimas del acoso tradicional, pero con el agravante de la dificultad de disponer de testigos de cargo  y de poder descubrir la identidad del acosador, que además es muchas veces alguien desconocido o ajeno a sus círculos habituales.

 

Teniendo en cuenta que las conductas de acoso en la red se realizan a través de medios telemáticos, resulta difícil actuar y se necesita recoger y asegurar todas las pruebas posibles. En este sentido resulta imprescindible realizar un análisis de los distintos equipos (Tablet, Smartphone u ordenador) para recoger todas las copias de registros de las distintas comunicaciones electrónicas que puedan ser prueba de delito, conversaciones por chat y sistemas de mensajería electrónica (e-mails, whatsapp, Facebook, mensajes tradicionales o sms…) y los datos de tráfico (cabeceras técnicas de los mensajes que se han cruzado. En casos de menores será importante controlar el software espía en el dispositivo que permite controlar las cuentas o la cámara del dispositivo en el que se encuentra navegando el menor acosado.

El ciberacoso es muy grave, no deje pasarlo más tiempo. Póngase  en manos de profesionales en la materia. El acoso en la red es algo muy serio y debe ser tratado por los mejores abogados especialistas.

Pedir más información sin compromiso